Música

10 discos argentinos de la década

Las listas de discos tienen que ver, lógicamente, con el gusto de quienes las arman. En este caso más de 80 artistas y gente vinculada al mundo de la música desde diferentes géneros y ópticas dieron a conocer sus elecciones. De este modo El Mató a Un Policía Motorizado fue el grupo más elegido y su disco La Dinastía de Scorpio quedó en el puesto número uno de la década, mientras que La Síntesis de O ‘ Konor quedó en el puesto seis. Así, junto a Andrés Calamaro, son los únicos artistas que metieron doblete en este top ten. Vale aclarar que dentro de la lista hay algunos discos que obtuvieron igual cantidad de votos y por cuestiones aleatorias están arriba o abajo. También es necesario dejar en claro que hubo muchos discos que no entraron en esta lista, pero fueron muy elegidos, como Caravana, de Wos; Romantisísmico, de Babasonicos; Livre, de Ca7riel; Pajaritos, Bravos Muchachitos, del Indio Solari o Chances de IKV . Termina la década del 10 de los 2000 y, mientras el formato álbum parece entrar en su fase de extinción, aprovechamos para elegir antes de que eso suceda. A continuación breves descripciones caprichosas sobre estas grandes obras para hacer una especie de guía (incompleta) sobre algo de lo que pasó en esta década tan cambiante, donde las plataformas digitales irrumpieron y el acceso a la escucha se hizo mucho más fácil. Tanto, que por el inmenso caudal de producciones disponibles han cambiado las formas de escucha y las propias playlist como los singles son opciones que empardan al consumo del álbum entero. A escuchar discos que se acaban.

1 La Dinastía de Scorpio, El Mató a Un Policía Motorizado (2012)

Por Santiago Motorizado

Se había cerrado la trilogía (Navidad de Reserva, Un Millón de Euros y Día de Los Muertos) que fueron tres discos muy lofi, grabados de manera casera en estudios pequeños, en hogares de amigos y nos pareció que era el momento de aventurarnos en lo que era la experiencia de grabar en un estudio grande como Ion, mítico de Buenos Aires, y lo hicimos por primera vez con Eduardo Bergayo comandando. Lo que nos propuso Eduardo nos gustó. Era básicamente tomar la esencia de la banda en vivo pero grabarlo en un estudio. Entonces el disco tiene esa cosa de urgente, un poco desprolija, de estar tocando todos juntos con esa vibra que veníamos teniendo de los shows en vivo, pero grabado con nuevas herramientas y saliendo un poco del lofi, no del todo, pero entrando ya en otro lugar, con otro sonido y con obviamente con la magia de Eduardo en cada momento. En cuanto al arte de tapa, siempre es esa cara visual del álbum, entonces cada vez que hago una trato de generar una especie de incertidumbre, correrme un poco de lo que por ahí pide naturalmente la canción o el clima y generar un volumen y, en el medio de ese volumen, el receptor que termine de completar la idea. Hacía poco tiempo me habían entregado un folleto de Testigos de Jehová, donde suele haber dibujos figurativos hechos a mano con pintura, acrílicos o lápices, y suelen ser jóvenes rodeados de animales, una especie de campamento, una especie de comunidad mezclada con la naturaleza donde se crea un clima medio extraño como de felicidad pero falsa, medio como impuesta, lo que me genera como una cosa medio oscura pero dentro de algo visualmente luminoso. Quería rescatar un poco eso, que la Dinastía Scorpio, el título en sí era algo que no se sabe bien qué es y genera misterio, y a la vez darle visualmente una cosa luminosa. Esa cosa luminosa son estos tres chicos jóvenes levantando otros fuegos, todo eso junto genera un combo medio extraño. La idea era esa, generar incertidumbre y que cada uno complete como quiera después su idea. En cuanto al proceso de composición, lo hicimos una casa de un hermano que vive afuera, que es dibujante y que cada tanto viene con la familia de visita y recuerdo un verano donde él alquiló una casa cerca de la casa de mi padre y de mi madre, en el barrio jardín, en las afueras de La Plata. Alquiló la casa por tres meses, pero él iba a venir dos meses.  En ese mes que sobraba armamos rápidamente un estudio casero con nuestros aparatos y empezamos todo lo que fue la previa, el armado, composición y los arreglos para lo que fue la Dinastía Scorpio. Fue una jornada muy divertida porque tenía la casa totalmente pelada, no tenía muebles, había unos colchones tirados en el piso. La mayoría no se quedaba ahí. Pero con Agustin, el tecladista, nos quedábamos a dormir. Mirábamos Twin Peaks a la noche y después a grabar y proyectar cosas. A todo eso lo recuerdo con mucho cariño porque fue un momento histórico para nosotros.

2 Bohemio, Andrés Calamaro (2013)

Las canciones de Bohemio tomaron mayor dimensión con el correr de los años. Cuando se publicó y se hizo la presentación oficial del disco en Córdoba, sólo tres fueron tocadas en vivo, pero el tiempo las ubicaron en su lugar. El disco es una oda a la vida bohemia que se manifiesta en temas como Bohemio o Plástico Fino y también tiene un dejo de nostalgia a los amigos ausentes (el comienzo con el réquiem Belgrano dedicada a Luis Alberto Spinetta). Es que la conjunción de Cachorro López en producción y Andrés en composición es muy difícil que falle, y si a eso le sumamos las melodías de las grandes canciones de Calamaro y un arte de tapa de primer nivel, como el que hizo Doctor Alderte, estamos en presencia de un clásico. Dentro de una canción está la vida.

3 Prender Un Fuego, Marilina Bertoldi (2018)

Artistas que dejan de lado la fija que va a seguro al éxito, casi no existen. Ese «casi» es porque Marilina dejó de lado el ascendente camino que tenía en Connor Questa y, tras hacer una gran experiencia con Sexo Con Modelos, decidió encargarse de todos los detalles en Prender un Fuego para lograr nuevos sonidos. Son 36 minutos de trip musical con distintas paradas: O No?, Fumar de Día, Remis y Tito Volvé se transformaron en piezas claves para entender el sonido de una nueva era. Pero la artista no se quedó conforme con que todo termine en «uh, qué lindo disco», sino que aprovechó para bajar línea sobre el feminismo y luchar para que cambiemos la cosmovisión. El disco fue reconocido con el Gardel de Oro, elegido en todos los medios como mejor disco de 2018 y, en su discurso, está la madre de las batallas que tenemos que ganar como sociedad en este siglo.

4  Bach, Bandalos Chinos (2018)

Producido por Adán Jodorowsky y grabado en Sonic Ranch (Estados Unidos), Bach es un disco ambicioso que se transformó en esencial de la llamada nueva generación. Desde el título, que hace alusión a «wach» (un código comunicacional de esta camada) hasta las canciones, el álbum es es una plataforma de una nueva era. Todo lo que pasó a principios de los 80 a nivel musical y quedó trunco fue tomado y modificado por Bandalos para crear nuevos sonidos. «Vivimos una situación onírica durante seis meses: Adán aceptó producir el disco, a la semana nos salió lo del mecenazgo y conseguimos guita prestada para pagar el resto de la grabación», dijo Goyo a Página 12.

5 II, Usted Señálemelo (2018)

Al hueso, psicodélico y progresivo, el segundo disco de Usted absorbe la tradición grande del rock argentino y la reformula. La banda pionera del manso indie mendocino deja en claro que llegó para unir géneros, hacer bailar, hablarle a la pibada de cosas que los identifica y crear un mundo multidisciplinario entre la ciencia ficción, la música y el retrofuturismo. Además, en vivo suenan tan exquisitos como la propia grabación, una verdadera joya.

6 La Síntesis de O’ Konor, El Mató a un Policía Motorizado (2017)

La canción que empezaba directamente por el estribillo quedó atrás en este disco de El Mató, el más pop de la banda y con mayores hits. El quintento platense apostó por un trabajo muy fino para lograr texturas y armonías que hasta ese entonces no había encontrado en otros discos. Por supuesto que una de las claves de esta búsqueda fue no perder la identidad y lo lograron, como también lograron mantener la esencia under cuando se convirtieron en una banda masiva. Es difícil encontrar canciones sutiles para corear en estadios. Bueno, todas están en La Síntesis de O’Konor.

Discutible, Babasonicos (2018)

«En el disco me planteo hasta dónde puedo ir en contra del talento que tengo. Si sabemos hacer canciones, podemos, desde la composición, atentar contra el nódulo de la canción para desparramar un disco que sea distinto y llame la atención», dijo Adrián Dárgelos a Silencio. La obra pone en duda todo lo establecido y plantea que en esta era todo es discutible. Una de las particularidades es que los videos publicados en la previa son tan importantes como las canciones. Además, Discutible los llevó al show más grande de su trayectoria en el Hipódromo de Palermo.

8 Aguardiente, Los Espíritus (2017)

Diez canciones que te meten en un viaje de psicodelia, folk, baladas, foxtrot y spaghetti western podrían resumir este tercer disco de Los Espíritus. En esta obra Maxi Prietto y Santiago Moraes lograron hacer el juego justo para dejar un disco redondo que los depositó en la masividad. Herederos de Los Álamos lograron ensanchar más ese horizonte creativo y transformarse en la cara alternativa al sonido reinante en las nuevas generaciones.

El Ruiseñor , el Amor y la Muerte, Indio Solari (2018)

Tras el fatídico concierto de Olavarría el Indio Solari decidió bancar la embestida de las críticas con un disco ejemplificador. En el Ruiseñor continúa la experimentación de nuevos sonidos, pero también se acerca al rock clásico. De este modo tenemos la aparición de cuerdas en el Tío Alberto; cánticos, palmas y viola acústica, en El Callejón de los Milagros; rocanrol en Pinturas de Guerra y obscuridad en El Ruiseñor. La obra también es un homenaje a sus padres y además es una declaración de principios: «la moda no es vanguardia voy a gritar de pie».

10 Cargar la Suerte, Andrés Calamaro (2018)

Un viaje de cuatro días a California bastó para dejar sentada esta grabación. El disco está producido por Gustavo Borner y cuenta con músicos de alta escuela en sus créditos. Las canciones mantienen el clásico estilo de Calamaro y, si hubiese salido en la época en que se cortaban varios hits, tal vez los temas serían clásicos del rock. Rimas, Diego Armando Canciones y My Mafia son verdaderas gemas que queda en el cancionero del autor. El disco, como dijo Andrés, es una exaltación a la soledad, pero también es un manifiesto amoral.  Calamaro vive sobreviviendo a sí mismo y eso es una hazaña, como también lo es ganar un Grammy. 

Por Santiago Ramos 

10 discos internacionales de la década

5 shows en Córdoba

¿Quiénes votaron y qué votaron?##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top