.
.
Música

Bad Bunny: el fenómeno musical que eligen los más jóvenes

El reloj marcó las 8 y las calles que costean Plaza de la Música comenzaron a llenarse de fanáticos ansiosos que esperaban por la llegada del trapero del momento, Bad Bunny o el «Conejo Malo» como lo conocen sus seguidores. La ex Vieja Usina se dividió en dos (campo vip y campo común),  ambos lados caracterizados por la variedad de edades de los asistentes. Lo que llamó la atención fue que en el ingreso se vio a muchos adultos, quienes ocuparon el rol de acompañantes de los niños.  Aunque en pleno show se notó que este grupo de personas no pertenecía a la movida trapera, ya que no presentaban el mismo nivel de exaltación que los pibes.  ¡Ni siquiera sabían las letras de los temas!

Pasadas las 21, todas las personas se ubicaron en sus respectivos lugares, se apagaron las luces y en las pantallas se proyectaron imágenes del trapero acompañadas con música de suspenso. Finalmente Bad Bunny salió al escenario vestido con un look completamente negro, remera mangas cortas, bermuda, medias tres cuartos con zapatillas y sus gafas de sol tan características. Al verlo, todo el público comenzó a gritar y preparó sus teléfonos para filmar cada momento. El Conejo Malo se presentó ante los cordobeses junto a seis bailarinas  e hizo sonar Tu No Metes Cabra para que sus fans quedaran atónitos ante su presencia.

El cantante puertorriqueño no sólo deleitó al público cantando temas de trap, como Amorfoda, Diles, Tu No Vive Así; sino que las más de 3 mil personas presentes pudieron disfrutar de conocidos temas de reggaeton, como Mayores, Te boté, Si Tu Novio Te Deja Sola, Escápate Conmigo, entre otros. Durante todo el espectáculo el músico se desplazó enérgicamente por el escenario y se mostró afectivo con todos los jóvenes que esperaban desesperadamente que su ídolo les choque los cinco. En un momento Bad recibió el teléfono de un chico del público y comenzó a cantar Krippy Kush, mientras saltaba y bailaba.

En suma, fue una noche a pura energía y, en los más de 60 minutos que duró el show, el público nunca dejó de cantar y bailar al ritmo de las canciones de Bad Bunny. Dicen que lo bueno dura poco y tal vez por eso el Conejo Malo, apenas terminó de cantar el tema Chambea, dijo: «Gracias Argentina» y rápidamente desapareció de escena. Así, cayeron pepelitos plateados y eso fue lo que cerró una noche colmada de juventud y baile.

Por Fatima López para Gamba.FM

Puntajes Gamba:

Flow: 9

Humo: 5

Tinchos: 3

Baile: 8##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top