Música

Buenos Aires tuvo su primera “autofiesta”

El autocine Mandarine Park realizó el primer show electrónico bajo este formato.
Conocemos el testimonio exclusivo de Mariano Mellino y el dúo Soundexile, los DJs
protagonistas de la jornada, para saber cómo se sintieron con esta experiencia.
Tras largos meses, el rubro eventos y espectáculos públicos empieza a asomar la nariz por
fuera del agua. En el caso de Córdoba, la semana pasada Córdoba Beat confirmó a
través fuentes de la Cámara de Espectáculos Públicos que ya estaba tomada la decisión
por parte de la Municipalidad de habilitar los eventos en el mes de diciembre y que
próximamente se sabría el formato de tal habilitación y el tan buscado protocolo.
Pero hoy es noticia lo que sucedió en Buenos Aires, ya que se realizó la primera “autofiesta”
o show electrónico en formato autocine, como se prefiera llamarla. Fue en el flamante
Mandarine Park Autocine, ubicado en el Complejo Punta Carrasco, donde desde el mes
de septiembre ofrece distintas opciones.
Allí tuvieron lugar propuestas variadas que van desde películas, obras de teatro y shows
musicales de bandas como Los Totora, Divididos, Estelares y próximamente Miranda! y
Damas Gratis.

+ Gamba: Boliches y salones de fiestas podrán funcionar como bares

La primera “autofiesta” electrónica
Si bien ya se habían presentado shows de diferente índole, aún no se había propuesto un
espectáculo electrónico, pero sucedió el pasado sábado 31 de octubre con la presentación
de Mariano Mellino y el dúo Soundexile, organizado por las productoras PM y Estamos
Felices, quienes también ofician como agencia de management.
El dato no es menor porque sabemos que la música electrónica se consume en formato de
fiesta, con el baile como componente esencial y distintivo. A raíz de esto, había mucha
expectativa en cómo se iba a desarrollar el evento y qué características tendría.
El formato, como se podía prever, no permite la posibilidad de bailar. Este y todos los shows
que se realizan en el lugar están apuntados para ser disfrutados desde el auto. Dentro del
protocolo, el público asistente no puede descender de los vehículos.

Para ir a los baños el automóvil debe encender sus balizas y personal del lugar se
acercará al vehículo para acompañar a la persona hacia el sanitario, donde puede pasar
una persona por vez con sistemas sanitarios al entrar y salir de los baños.
Cada automóvil podrá contar con un máximo de cuatro personas y pasará un control donde
se les tomará la temperatura a los asistentes. Los ocupantes deben tener su respectivos
cubrebocas y alcohol en gel individual para cada uno.

En relación a costos, la entrada tenía un valor de tres mil pesos por automóvil. Es decir que si un vehículo está compuesto por cuatro personas, cada una debería aportar $750. Teniendo en
cuenta el contexto y los valores que se estaban pagando por entradas para las fiestas antes
de la pandemia, no es un precio exorbitante.

+ Gamba: Se demora la vuelta de DJs y musicalizadores

La palabra de Mellino, Oliverio y Baunder
Si bien en las fotos parece que la gente lo disfrutó, en Córdoba Beat fuimos a preguntarle a
los DJs protagonistas de la jornada, Mariano Mellino y el dúo Soundexile -compuesto por
Oliverio Sofía y Baunder-, para ver cómo vivieron ellos desde la cabina este novedoso y
llamativo formato de “fiestas”.

– Después de mucho tiempo pudieron presentarse frente a un público, me imagino
mucha emoción. ¿Cómo lo vivieron? En relación a esto, volvieron pero de una forma
distinta. ¿Cómo se sintieron con este nuevo formato? ¿Qué expectativas tenían
previo al evento y con qué sensación se fueron después de terminar?

Mariano Mellino: Muy emocionados y contentos con el resultado. Fue muy lindo ver la
predisposición de la gente que vino a escucharnos, todos con ganas de hacer las cosas
bien, con ganas de disfrutar entendiendo esta situación que nos tocó vivir y en base a eso
esta posibilidad que surgió de hacer el autocine. Poder llevarle la música que tanto
amamos, lo que es nuestra pasión, lo que nos genera felicidad en este nuevo formato que,
obviamente, no es el que elegimos todos pero fue una experiencia muy linda que superó
nuestras expectativas. Las sensaciones que quedan es que el público se brindó de una
manera muy sana, con muchas ganas de pasar un momento agradable después de tantos
meses. Una felicidad enorme y muchas ganas de que pase todo esto rápido, volver a
encontrarnos y seguir el camino que tomamos con la música.

Oliverio Sofia: Tenía ganas de volver de la forma que sea así que, aunque no me parecía lo
mejor, lo más importante era volver. Empezar fue extraño, pero a los 10 minutos ya estaba
muy cómodo y a la media hora ya quería quedarme cuatro horas más. La gente la pasó
increíble y esa energía hace que los autos y la distancia hagan que disfrutes a full un
momento en el que no sabías que iba a pasar, ya que ni siquiera fui en toda mi vida a ver
una película a un autocine ;).

Baunder: Después de más de 7 meses de no poder estar arriba de un escenario, la vuelta fue
mucho mejor de lo que imaginaba. La puesta en escena fue muy buena. Hubo buen sonido,
buena iluminación, una pantalla increíble y una organización muy ordenada y el día que nos
tocó, fue especial. Luna llena y un cielo 100% despejado.

– Algo que a los streamings le estaba faltando es esa conexión especial con el público
que se da en las fiestas. ¿Cómo se sintieron en relación a eso? ¿Se pudo sentir la
conexión que faltaba con los fans en este nuevo formato de “autofiesta”?

Mariano: En todo este tiempo estuvimos trabajando haciendo streaming, buscando la
manera de llegar a nuestro público a través de las redes, de las plataformas que nos dejan
subir nuestro sets. Esto lo que tuvo es que la gente vino con la mejor onda, muchas ganas
de disfrutar, de escuchar la música que proponemos, pasar una tarde-noche agradable. Por
suerte tuvimos la suerte que nos tocó una noche muy linda, la luna también nos acompañó,
fue todo muy mágico. Obviamente no son las condiciones que siempre nos gusta pero la
gente fue un factor fundamental y nosotros desde el escenario lo pudimos sentir, tal así que
se reflejó, creo yo, en nuestras caras. Muy contentos y agradecidos de corazón a todos por
cómo disfrutaron de este evento.

Oliverio Sofía: Si, es lo que te comentaba antes, arrancó tímido, te vas acostumbrando al
sonido, a la distancia, a no ver a la gente. De repente ves que la gente lo disfruta y que
esperaba esto a full. Imaginate que una hora antes de que abran las puertas fuimos a
probar sonido y ya había una cola de 60 autos. Yo pensé que estaban esperando entrar a
otro evento 😉 Esto demuestra la necesidad que hay de escuchar música como sea, de salir,
y de respetar, ya que el comportamiento fue ejemplar.
Baunder: Los streaming estuvieron bien al principio para poder conectar aunque sea a la
distancia con la gente que nos sigue y acompaña siempre. Este nuevo formato nos permitió
volver a ver caras, reacciones, emoción y energía. Desde el escenario, nos llevamos la
impresión de que la gente lo disfruto mucho.

+ Gamba: El corazón de Nueva Córdoba tiene fiesta

– Desde tu perspectiva, ¿cómo viste a la gente? ¿Se prendieron en la fiesta desde el
inicio o estaban un poco “expectantes” frente a este nuevo formato? ¿Cómo fue en
el transcurso de la tarde/noche y cómo terminó? ¿Creen que este nuevo formato es
algo a lo que el público se puede “acostumbrar”, dadas las circunstancias y este
contexto?

Mariano: La gente fue llegando toda de manera muy prolija. Se notaba que estaban
expectantes para lo que era este autocine, del que tanto se habló. Era la vuelta a los
eventos, a uno de música electrónica, después de tanto tiempo. Eso genera expectativa
pero la gente, a medida que fue cayendo el atardecer, y Soundexile, con el musicón que
estaban poniendo, los fueron introduciendo. Eso hizo que cuando llegó el momento en que
tenía que poner música yo también estaba muy metido y muy contento. Fue
progresivamente cómo la gente se fue conectando con el evento y creo que se fueron todos
muy contentos. Se notó que hubo buena energía. Ojalá que esto no dure mucho más y
podamos encontrarnos en una pista pero creo que es una buena opción para, por lo menos,
escuchar a los DJs que nos gustan, compartir una tarde con amigos y disfrutar de la música.
Ojalá que no nos tengamos que acostumbrar pero momentáneamente es una buena opción
para divertirse.

Oliverio: No es cuestión de acostumbrarse, es lo que hay. Tenes que ser muy snob para
decir “así no escucharía música, o de esta manera no tocaría” como lei a algunos músicos.
¿Viste el video del músico terminando la canción mientras la policía corría a los
manifestantes en Barcelona la semana pasada? Le volaban piedras por al lado y él seguía
tocando. Bueno, él me representa. Ahora… cuando estén abiertos los teatros o se puedan
hacer fiestas para 200 personas obviamente este formato desaparecerá. Pero por ahora es
lo mejor que hay y la gente, por la respuesta, creo que opina lo mismo. Por otro lado, el
lugar donde se hizo es increíble. El Río de la Plata a cien metros, el atardecer, no escuchas
nada de lo que pasa en la ciudad y estás a 300 metros de la locura de la “city”.
Baunder: La gente, primero que nada, fue súper respetuosa, demostrando una vez más que
lo importante era ir a divertirse. A medida que iban llegando, se los notaba expectantes,
mientras sonaba un set que hicimos especialmente para la ocasión, en tributo al gran Jose
Padilla. Downtempo, pero con suficiente groove como para ver gente moviendo las cabezas.
Cuando subimos, arrancamos suave y deep para aprovechar el tremendo atardecer que
estábamos viviendo y a medida que fuimos subiendo la energía, la gente fue respondiendo
con bocinas, gritos y mucho baile. Si bien no es el contexto ideal de fiesta, creo que para ser
el inicio, el formato es súper válido. La gente de a poco va a querer volver al club y a la
conexión más cercana. Pero, por ahora, creo que la gente se llevó un buen recuerdo.

Preguntas para productor
– Luego de haber tenido la primera experiencia, ¿qué balance hacen desde la
productora de este nuevo formato de fiestas electrónicas que comienza a aparecer?
– En cuanto al protocolo, como para conocer un poco más, ¿qué cosas tenía permitido
el público? ¿Podía bajarse de los autos, bailar? ¿Cuáles eran los puntos más
“críticos” de este protocolo?
– Y en relación a la pregunta anterior, ¿qué análisis hacen del público? ¿Creen que
gustó la propuesta como para repetir la experiencia? ¿Qué reacción vieron del
público?
– Por último, a nivel organización, ¿qué tan complicado fue organizar un evento de
estas características, con tantos protocolos y exigencias que cumplir? ¿Requirió más
inversión que una fiesta como las conocíamos? ¿Es rentable un formato de estas
características?

Contenido publicado originalmente en Córdoba Beat, el sitio web especializado en música electrónica. Seguilo en todas sus redes: Instagram, TwitterFacebook y Youtube ##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top