.
.
Entrevistas

El universo bailable y existencial de Matilda

Matilda es un dúo de música pop de la ciudad de Rosario integrado por Juan Manuel Godoy e Ignacio Molinos. En sus canciones conviven influencias tan heterogéneas como el post punk y la canción latinoamericana, en una búsqueda por construir un sonido sincero, singular y directo. Con 19 años de trayectoria y seis álbumes editados de manera independiente y autogestiva han recorrido gran parte de la Argentina consolidándose como unos de los referentes del género en nuestra ciudad y nuestro país. Su música fue recomendada por reconocidos artistas como Julieta Venegas y Santiago Motorizado (El Mató un Policía Motorizado) así como también por numerosos medios y revistas especializadas, tanto a nivel nacional como internacional. La banda llega a Córdoba hoy viernes para ofrecer su concierto en Club Paraguay a las 20 hs. Aprovechamos la ocasión y hablamos con  Juan Manuel Godoy, la mitad del grupo.

+ Gamba: Peces Raros se prepara para hacerte flashear

¿Cómo es la propuesta que van a presentar en Club Paraguay? 
Nuestros recitales son shows en los que, generalmente, apostamos al baile, de hecho la gente concurre con esa idea. El baile tanto arriba como abajo del escenario, al menos así era en la vieja normalidad. En esta nueva situación de normalidad en tiempos del covid nuestro recital sigue conservando esa característica pero también incorporamos canciones que por ahí no tocábamos mucho en vivo por ser más tranquilas, pero que la gente solía pedirnos. Por otro lado en nuestra música conviven dos universos: el bailable -de la mano de
la producción y el ritmo-, y el existencial, desde las letras; la misma canción uno puede bailarla, o quedarse sentado analizando lo que dice o ambas cosas a la vez.

¿Qué recepción tuvieron de Imaginario Popular? 
Es quizá nuestro disco más apto para todo público porque fue producido y pensado con ese propósito, intentamos hacer canciones que sean lo más universales posibles sin traicionar nuestra historia y nuestras convicciones estéticas. Se incorporó a nuestra audiencia nuevo público, ya sea desde gente más joven hasta gente adulta mayor y nos pone contento que así sea.

Hablando de dúos, en Córdoba está Hipnótica, quienes varían su formación de acuerdo al show o la gira. ¿En el caso de ustedes cómo arman la banda para el directo?
Somos un dúo tanto produciendo en el estudio como tocando arriba del escenario, llevamos 20 años haciéndolo de esta manera y nos sentimos cómodos. Creo que a la gente le gusta el formato también o al menos le parece singular. Es un formato que nos ha permitido viajar mucho todo este tiempo.
Con los años fuimos puliendo nuestros vivos y te puedo asegurar que hay más acción en un recital de Matilda que en la de muchas bandas de 4 o 5 integrantes.

¿Cómo fue el encuentro con Santi Motorizado y con Julieta Venegas? ¿Qué experiencias les dejó?
A Julieta no la conocemos personalmente, ella por iniciativa recomendó unos de nuestros discos en su Twitter hace algunos años y para nosotros fue una caricia enorme porque somos muy fans de su música. Con Santiago tenemos una relación más cercana, hay muy buena onda de un lado y del otro, somos proyectos contemporáneos, hemos compartido muchas veces escenario y existe la posibilidad que en breve hagamos algo juntos, veremos…

Como referentes del indie, ¿qué significa justamente la palabra indie en el 2021? 
El indie en si no es un género sino una forma autogestiva de llevar adelante un proyecto musical más vinculado al rock o el pop. Creo que después el indie quedó más pegado a los proyectos de música pop emergentes con cierta estética, lo que de alguna manera vació de contenido la palabra “Indie”. Nosotros nos reconocemos indies porque realmente somos un proyecto autogestionado, sin managers ni representantes, ni sello y con una ética de trabajo que opta por lo afectivo por sobre lo comercial.

¿Qué dificultades y qué beneficios tiene la autogestión?
Lo malo es que cuando no estás en un sello o agencia todo es más cuesta arriba porque los espacios en festivales y listas en streaming y radio están mayormente ocupados por las bandas que manejan dos o tres sellos. Lo bueno es que somos libres de hacer lo que tenemos ganas y tenemos un trato más real y directo con las personas que nos invitan a tocar así como también con el público. Lo que construimos es realmente auténtico a nivel trayectoria, no hay hype.

La canción latinoamericana y post punk son mundo muy diferentes, ¿qué puntos en común encuentran para que confluyan en su propuesta? ¿Qué referentes de ambos géneros consideran que son su influencia?
Lo bueno del arte y la música es que todo se puede mezclar, esta
heterogeneidad de escuchas tan diferentes enriquece nuestras canciones desde la paleta sonora y le dan sustancia nuestras letras. A medida que pasa el tiempo vamos ampliando cada vez más nuestro gusto intentando reconciliar las músicas anglosajonas impuestas por el mercado con las cuales crecimos con la música latinoamericana a la cual durante mucho tiempo le dimos la espalda pero que por suerte tuvimos la oportunidad de descubrir y valorar su riqueza.

Por Santiago Ramos

PH: Lucrecia Ricciardi

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top