.
.
Entrevistas

«La gente que te encasilla es porque no sabe»

Residente pasa sus días en una de sus ciudades preferidas, Nueva York, y desde allí nos atiende el teléfono para hablar de su ambiciosa obra que marcó su inicio como solista. El disparador de este desafío fue un ADN que se hizo para buscar el origen su ascendencia. Fue así que visitó Rusia, Armenia, Georgia, Osetia, China, Burkina Faso, Ghana, Níger, Serbia, España, Inglaterra, Estados Unidos y su Puerto Rico natal para mezclar sonidos y culturas. El resultado fue un disco fiel a su estilo con el agregado de sonidos del mundo que el músico interpretó a su forma con el objetivo de no cae en la word music. También surgió un documental y un libro sobre esta experiencia que le llevó dos años. En la charla Residente se encargó de explicar que algunas regalías de las canciones fueron para músicos que colaboraron con él y que no tienen la suerte de vivir de lo que le gusta, y también contó la experiencia de estar al borde de la guerra en el límite sirio-libanés, como también sus experiencias junto a Gustavo Cerati y el plan que trae para tocar en Córdoba junto a una súper banda conformada por  músicos de diferentes regiones del mapa: Leo Genovese, Elias Meister, Justin Purtill, Daniel Diaz, Thomas Pridgen, Kianí Medina,
y Brahim Fribgane. La cita será el domingo 17 de septiembre en La Plaza de la Música. Aquí la entrevista completa con el ex
Calle 13.

¿Cómo te estás preparando para el concierto que vas a dar en la ciudad de Córdoba? Tu debut solista en este lugar…
Pues muy contento de estar allá. Siempre Argentina es un país que me ha recibido súper bien. De manera general, el público argentino es espectacular, es uno de los mejores públicos que un artista puede tener por la energía que te devuelven Siempre te devuelven una energía de la que no hay. Yo estoy acostumbrado a dar demasiada energía en la tarima, la gente que ha ido a mis conciertos lo sabe y por ende, lo que va a pasar en argentina va a ser bien especial porque cuando tú le das mucha energía, ellos te devuelven más, y yo doy demasiada. Va a ser un concierto con demasiada energía.

Estuviste en México, una de las ciudades que para vos es una de las más lindas. ¿Qué recepción tuviste del público? ¿Cómo es la reacción de acuerdo al lugar?
La energía que proyectamos en la tarima y lo que yo voy diciendo, y cómo voy enganchando al público, haciéndolo parte del concierto, logra que haya una reacción similar en cuanto a la energía. Por ejemplo, el público argentino está acostumbrado a observar a escuchar pero a brincar también, a demostrarte esa energía y pasa en Latinoamérica también, en México. Pero además, creo que en los otros países que estuve en Europa se sentía una energía similar y si empezábamos un poco más frío, el público que latinoamericano que había iba calentando al público europeo y al final todo el mundo quedaba contagiado. Cambia de acuerdo al lugar, pero hay tanta energía en la tarima que el público la siente. Es como imposible quedarse quieto y no reaccionar.

Hiciste este primer disco solista a partir de un ADN que te llevó a buscar tus raíces en diferentes países, ¿cómo hiciste para no caer en el cliché de la world music?
Fue partiendo de la premisa que yo no pretendía ir a los países a hacer la música que ellos vienen haciendo por años, sino que quería hacer algo nuevo, quería utilizar lo que ellos tienen –su sonido- y compartir con ellos mis sonidos y así crear un sonido nuevo, y eso fue lo que ayudó a que no cayera dentro del world music, como en general se acostumbra. A mí me gusta el world music pero yo no quería hacer eso, quería hacer algo nuevo. Y fue eso, esa mezcla: en el momento de ir a China y agarrar una bocina y mezclarla con la música de Londres y no pretender hacer únicamente un estilo musical chino, lo mismo me pasó en Siberia. En cada país mezclé lo que iba entendiendo de esos sonidos y los mezclé con los míos. Los colaboradores míos son parte de este disco, pusieron una pieza muy importante. Entonces, a pesar de que no formaron parte de la composición recibieron regalías.

Bien…
Entendí que habían puesto parte de lo suyo ahí y eso para mí es bien valioso. También fue una fuente de trabajo para ellos también que no todo el tiempo tiene la oportunidad de trabajar haciendo lo que le gusta musicalmente. Fue bien chévere todo.

El video del tema Guerra es conmovedor y lo hiciste en un lugar muy particular, ¿cómo y dónde lo hiciste?
A ese video, originalmente, lo iba a grabar todo en Líbano. Después fue parte en el Líbano y parte en España por las circunstancias: yo estaba de gira en España en ese momento y tenía que buscar un lugar donde pudiese estar y continuar con la gira. En España busqué una zona, que de hecho antiguamente había sido una zona de guerra, y nosotros creamos el espacio para tratar para que se viera como Alepo. También quería ir a Alepo pero todo el mundo me dijo que era complicado, no sólo complicado sino peligroso. No ha dejado de ser peligroso donde fui, porque fui a Líbano, a la frontera con Siria que por ahí es complicado pero era menos complicado que Alepo. Entonces me metí y grabé en el campamento de refugiados con todos ellos. La instrucción fue decirles a todos ellos, “mira, la cámara es la guerra. Ustedes la miran y es lo que representa para ustedes”. Entonces, cuando ves el video, ves las reacciones mirándose a la cámara. Es un video bien real.

¿El video tuvo problemas de difusión?

Es una pena que todo los videos se promocionen o los dejan promocionar en Youtube, Google, pero ninguno de mis videos han dejado promocionar. Yo creo que el único que me dejaron promocionar es Desencuentro porque, ni Somos Anormales –porque tenía una vagina que salía- ni este –porque había un chico que tenía sangre- no me dejaron promocionar. Lo que quiero decir con esto es que, hoy en día la gente promociona sus videos y con esas promociones reciben una cantidad de views que pagas 3 mil dólares y tienes un millón de views el primer día. Entonces, en ese tipo de situación todos los artistas pueden participar de eso y este video que es tan relevante y para mí es tan importante, no le dieron el permiso. Pero igual tuvo el mismo impacto en la gente que lo vio y los artistas que me escribieron “¡Guau! Este video está espectacular” Es un video como el de Latinoamérica, que la gente lo va descubriendo.

¿Te molesta que se te etiquete como un músico, cuyas letras tienen un tinte político?
Es que no tienen un tinte político. No es que me moleste, el que diga que mis letras tienen tinte político es por ignorancia. Pero no me molesta, simplemente queda como un ignorante. Es como si me molestara que alguien pensara que Leo Messi es boxeador. Esa persona queda como ignorante, Leo Messi juega fútbol no es boxeador. Las letras tienen un tinte social y son situaciones sociales. Ahora, si dentro de un disco de once canciones hay una letra que tiene algo así, como no hay nadie que esté hablando así, terminas siendo el único y te tratan de encasillar. Hay gente que no entiende y nunca va entender.

¿Y buscás escaparle a ese encasillamiento?
No busco escapar. Yo busco hacer mi arte. La gente que te encasilla es porque no sabe, pero a mí no me molesta y yo no busco escaparle a nada. Yo busco hacer siempre un trabajo creativo, que sea de calidad, que sea bien como el video de La Guerra, que las letras sean buenas, que la música sea buena, trato de hacer lo mejor. Sé que si no es ahora, en el futuro la gente se va a dar cuenta de lo que estoy haciendo.

La letra de La Cátedra se hizo conocida por ser la canción que más palabras tiene dentro del hip hop, ¿es más difícil escribir en castellano que en inglés?
Yo escribo en español, no escribo en inglés. O sea, sé hablar en inglés y puedo escribir algunas cosas en inglés, pero como no lo domino a la perfección, no te puedo decir si es más fácil o difícil escribir en inglés. Yo creo, no sé si en inglés hay más palabras que en español, pero sí siento cuando escribo en castellano como que puedo ser mucho más poético, quizá.

Hoy se cumplen tres años de la muerte de Gustavo Cerati, ¿cómo lo recordás?
Estuvimos juntos, comimos en Buenos Aires. Nos vimos varias veces. La canción de La Vuelta al Mundo, originalmente la íbamos a hacer juntos y nos reunimos en un pequeño restaurante en Belgrano. Todavía recuerdo la última vez que lo vi que fue ahí. Luego de eso pasaron dos meses y le dio el ACV. Conozco a sus hijos, es una pérdida latinoamericana dolorosa. A mí el tiempo que me tocó hablare con él, no es que éramos mejores amigos ni mucho menos, sino que de vez en cuando nos encontrábamos y nos sentábamos a hablar. Siempre me trató bien, fue un tipo bien chévere conmigo. Tocamos también juntos en Nueva York, esa fue la primera vez que lo conocí: yo estaba empezando y le abrí el show a él en el Central Park.

 

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top