.
.
Música

Rock en Baradero: la renovación rockera

Casi 60 artistas animaron las tres jornadas del Rock en Baradero 2018, festival que ya va por su cuarta edición y se postula para ser algo así como el heredero del Cosquín Rock.  Es que más de 20 mil personas coparon la ciudad bonaerense y fueron testigos de algunos hechos inéditos además de disfrutar de la música. En ese plan, se puede decir que este evento marcó el regreso de Ricardo Iorio a los escenarios tras su detención y se pudo ver al padre del heavy con un yeso en el brazo y gazas en diferentes partes de su cuerpo (imagen que quedará en la memoria del rock argentino), todo un guerrero; Coti Sorokin se recibió de entretenedor de multitudes con fuerte apoyo del público; Los Caligaris recibieron la aceptación del establishment de la música argentina -cosa que sucede de hace un tiempo, aunque acá se notó más- con invitaciones y muchísimos cruces con los grandes popes del rock argentino; y el festival también consolidó a las camadas de la nueva generación como números totalmente potables para estos festivales y que traccionan público.

Como me gusta el Rock… #La25 @rockenbaradero ?? #GambaEnBaradero #reb18

Una publicación compartida de Gamba Online (@gambaonline) el

El río, la tierra, los balnearios, el calor, la cofradía  y la sensación de que nada malo podía pasar fueron el contexto ideal para que en la tierra de la nutria se acercara el público a disfrutar de este momento de recambio que vive el rock y que cada vez se intensifica más. Allí convivieron músicos de diferentes géneros con total naturalidad y cada uno fue disfrutado por el público a su manera. A continuación un repaso por los momentos más fuertes del Rock en Baradero.

Turf con su «pogo más grande del mundo». Desde su regreso, la agrupación se constituyó en la banda festivalera por excelencia y aquella broma que tiró Joaquín Levinton en el Lollapalooza 2017 para chicanear al Indio Solari quedó como un clásico. De este modo, en  Yo No Me Quiero Casar y Usted? se armó el pogazo con una chica vestida de novia por arriba del escenario.

Olor a despedida: El show de Attaque 77 tuvo un condimento muy especial y se vivió de manera muy emotiva.  Por el escenario pasaron clásicos de sus 30 años de trayectoria que fueron tomados como propios por el público. Este año la banda dejará los escenarios.

¡A full? con #Western de @attaque77ok! #GambaEnBaradero #REB18 #TransmisiónEspecial

Una publicación compartida de Gamba Online (@gambaonline) el

Los cruces: Los más invitados e invitadores fueron Los Caligaris. Estuvieron de invitados con Turf y con Cruzando el Charco. Luego, ellos invitaron a El Kuelgue, Kapanga, Cruzando el Charco Turf.  El gran momento fue cuando tocaron Asado y Fernet, instante en que el predio se vio colmado y con todos arengando al grupo cordobés, mientras estos pusieron una mesita arriba del escenario; el encuentro generacional con Simón Poxyran de invitado de Turf generó cierta simpatía; Panchito Chévez fue la gran estrella de los cruces, el integrante de Mundo Alas tocó con todos, desde Kapanga a Nonpalidece pasando por La 25 y Cielo Razzo.

 

Las nuevas generaciones: Mucha expectativa se había generado por los artistas nuevos que llegaron para renovar la escena. Antes del show, la gran incógnita radicó en si el público nuevo que sigue a estos músicos iba a acompañarlos en un festival, pues hay gente que no comulga con estas ideas multitudinarias y prefieren verlos en lugares chicos. La respuesta fue un contundente y Louta, Perras On The Beach, Usted Señálemelo convocaron a gran cantidad de público que vibró con cada intervención.

Los trapos: Las tres bandas cuyos seguidores llevaron más banderas y montaron una escena multitudinario fueron La 25, Nagual y Sueño de Pescado.  Estas dos últimas en pleno ascenso.

El sonido poderoso: Massacre, Carajo y Eruca Sativa mostraron una vez más ser bandas con sonido aplomado que dejan todo en el escenario. Apabullante performance.

Color: En cuanto a lo extra musical, este festival tuvo muchas propuestas: un taller para crear tu propio libro con reciclado; un outlet rockero con grandes ofertas; patio de juegos; patio cervecero; sector vip; y algunos paradores en las inmediaciones del predio.

En fin, los festivales son una gran muestra de lo que sucede con la escena rockera, y en este caso se pudo advertir con total notoriedad que el rock argentino está en plena renovación. Asimismo, Baradero es un festival que también forma parte de la renovación y se instala como uno de los números fijos del año, un clásico.

Por Redacción GAMBA.FM##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top