.
.
Entrevistas

Murió una gloria del pop mundial

Marie Fredriksson, cantante de Roxette, murió ayer en Suecia. Luchaba desde 2002 con un tumor cerebral. La artista tenía 61 años. La información fue confirmada por su gerente de prensa, Marie Dimberg. «Con gran tristeza tenemos que anunciar que Marie Fredriksson de Roxette falleció en la mañana del 9 de diciembre, luego de una batalla de 17 años contra el cáncer», publicó el grupo en un comunicado oficial. Ante la tristeza que invade a los fans de la banda, decidimos recordarla con el histórico show que dieron en el Chateau Carreras de Córdoba el 30 de abril de 1992. El concierto fue uno de los más importantes en nuestra provincia porque una banda internacional que nos visitó justo en su momento de gloria mundial. Para conocer este emblemático show, qué mejor que la palabra de Oscar Córdoba, histórico presidente del fans club The Bigger The Better, fundado el 15 de mayo de 1995, siete días despues del recital en Ferro Carril Oeste.

+ Gamba: Después de 35 años, ABBA regresa con todo

¿Cómo se vivió la previa del show de Roxette en Córdoba?

Tenía 18 años y ver en la TV el spot de Pepsi con ellos subidos encima del auto, con Joyride sonando de fondo, es una imagen que me acompañará de por vida. La única banda que se animó mas allá de la gran capital (antes de ellos fue Queen) fue Roxette en la cresta de la ola: se animó a Córdoba y Tucumán declarando en la práctica un asueto escolar porque los coles lucían vacíos. Yo, en lo personal tuve que «engañar» al servicio militar obligatorio, mintiendo para entrar un mes más tarde porque sino…me los perdía. 25 mil personas metieron en un estadio, en donde hasta ese momento el récord de convocatoria lo tenía un show gratuito de la Mona Jimenez, con 18 mil. Las  revistas 13/20 de la época fueron una bitácora de referencia de todo lo que pasó antes, durante y después. Todavía me acuerdo de la gente haciendo olas en el césped, de jugar con dos balones gigantes de Pepsi Seven-up, y de gente mayor con sus hijos mirando desde las gradas. Y el desorden de un tumulto que regreso a casa, silbando el estribillo.

¿Podrías contextualizar el momento en que se dio aquel show?

Los 90 respondieron la gran incógnita de una banda que parecía haber dado un golpe de suerte con The Look. Quizás It must have been love fue una coincidencia solamente, de la mano del film Pretty Woman, pero Joyride fue la confirmación. No era un talento de los dados. Te metieron varios hits como si nada: Joyride, The Big L, Spending my time, Fading liker a flowers, church of your heart. En una década donde estábamos endulzados por el uno a uno y donde todo el mundo actuaba en Argentina. Y donde los valores ochentosos caían como fichas de dominó al estar probado su éxito pasajero.. pero ellos seguían on road.

¿Cómo fue el concierto en Córdoba?

El recital fue imponente. Una cinta con el murmullo de los parques de diversiones, las luces apagándose, el sonido estridente de un riff muy rockero, y Marie enfundada de negro bajando por las escaleras, cantando Hootblodeep;  él dejándole el protagonismo a la rubia, que nos volvió loco cuando se enfundó la casaca argentina y decía en un muy mal español: «buenas noches córdoba»,  la batería de hits, las baladas pegando donde debían, y ese Listen to your heart que el público cantó dejando la garganta. Ellos destrozaron el silencio en dos horas de show y uno supo que eso debió ser amor.

¿Tuviste algún acercamiento al grupo? 

En 2011 vivimos tiempo extra. Nadie apostaba a su regreso luego de su enfermedad. Pero estaban allí. Con el guardia de seguridad quedamos de acuerdo en hacer una «línea» con las imponentes macetas y plantas que estaban en el ingreso. «Nosotros no pasaremos esa línea» y cumplimos…no nos hacia falta. Ella bajó de la combi y así, con su pasito cansino y ayudado por su personal de seguridad, se acercó, nos abrazó a todos, nos besó a todos y firmó todo lo que se le puso a tiro,  igual que él. Estaban de vuelta. Mientras su guitarrista en un pobrisimo español, (Christopher Lundquist..quien en 2012 tocaría en nuestra fiesta privada como si fuera uno mas) nos preguntaba cual era la canción típica de Córdoba. Esa noche, tocaron ¿Quién se ha tomado todo el vino? como si nada. Nunca olvidaré que en mi pobre inglés le dije: «I love you. You are part of the soundtrack of my life. thanks for your music». Juro que no me olvido más su reacción. Me pasó la mano por las mejillas, me la acarició y me dijo: «No. Las gracias son mías. Gracias a vos, estamos aquí».

Por Santiago Ramos para GAMBA.FM##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top