.
.
Entrevistas

«Sabíamos que queríamos mucha piel en el video»

Con un sonido de balada R&B, Humedad no es solo el título del segundo adelanto de Hipnótica, sino que también es una sensación que atraviesa toda la canción.
Cargada de sensibilidad, sensualidad y deseo, el tema llega a todas las plataformas para subir aún más la temperatura a esta época del año.
La canción fue co-producida por Bernardo Ferrón (Telescopios) y con la colaboración de Santi Celli en composición. También contó con la participación Edu Valdes en guitarras,guitarras, Lucas Marti en hi-hat ad y Ezequiel Kronenberg en mezcla y bajo. Ante otra muestra de calidad por parte del dúo los entrevistamos nuevamente. Aquí la palabra de Nahuel Barbero y Hernán Ortíz.

+ Gamba: Hipnótica sorprende con nuevos sonidos y nuevo clip

¿Cómo fue la etapa de composición de la canción? ¿En qué momento se sumó Santi Celli y cómo surgió ese encuentro?

La composición surgió a fines de 2019 y la canción la hicimos junto con el beat. Empezamos a armar la vibra del track y automáticamente empezaron a aparecer algunas melodías y algunas primeras palabras.
Un día random, Santi estaba por Córdoba y pasó por casa. Le mostré el track, hasta ese momento inconcluso, y empezamos lúdicamente a buscarle las piezas que faltaban. Y con Hernán al final del proceso le dimos los toques finales.

¿Cómo definirían al sonido de la canción?

No nos gusta demasiado rotular nada. Pero creo que es una canción «R&B sensual».

Para Algo, el primer single, laburaron con Nico Cotton en producción; para Humedad trabajaron con Berna Ferrón, de Telescopios. ¿Cómo fue cada una de estas experiencias? ¿Qué buscaron en ellos? ¿Qué similitudes y diferencias encuentran en las dos formas de trabajar?

En realidad el productor de la canción es Nahue. Berni formó parte del proceso cuando la producción ya estaba avanzada, y la verdad es que su participación en este track, como la de todo el resto de los involucrados, se dio de manera espontánea y natural.
Berni y Nahue viven a la vuelta así que un día pasó Berni por casa, le mostramos el track donde Edu (Valdes) ya había grabado unas guitarras y nos propuso reamplificarlas en su estudio, y a partir de ahí participó un poco no solo en el reamp de guitarras, sino también en la construccion gral de la canción, desde el beat hasta las voces que grabamos en su estudio Las Playas. Posterior a eso se sumó también en una etapa de producción adicional o post producción Eze Kronenberg, que además de mezclar el track, también grabó el bajo e hizo sus aportes estéticos y artísticos al resultado final.
Los procesos de los dos singles fueron en algún punto parecido en su inicio, y bastante diferente en su desarrollo. Con Nico el proceso fue bastante más hermético e inmediato, resolvimos todo el proceso entre nosotros 3. En cambio, en esta canción el proceso de producción fue un poco más lento y bastante más abierto. En ambos casos las cosas se dieron de esa manera orgánicamente y ambas nos funcionaron bien para cada caso.

También, hablando de la búsqueda sonora, convocaron a un dream team: Edu Valdes en guitarras, Lucas Marti en hi-hat ad y Ezequiel Kronenberg en mezcla. ¿Por qué cada una de estas elecciones y cómo se fueron involucrando con la canción?

La participación de Edu se dio porque somos muy muy amigos y todo el tiempo nos juntamos a hacer música, en cualquiera de sus formas. Desde la guitarreada hasta juntarnos a grabar y componer canciones para otres artistas.
Una nochecita estábamos en el estudio, le mostré el beat, le colgué la viola al cuello y le dije: «grabá lo primero que se te venga a la mente» Hicimos 4 o 5 tomas de pura improvisación y de ahí quedaron las guitarras finales del track.
En el caso de Eze lo convocamos porque queríamos trabajar con él. Le mostramos la canción, le dijimos que queríamos que metiera un poco de mano, que confiábamos en él, y terminamos decidiendo que la canción necesitaba un bajo eléctrico que hasta ese momento no tenía, así que Eze además de hacerse cargo del mix también armó la línea de bajo eléctrico y lo grabó él también, y fue él quien convocó a Lucas para que grabe esos Hi Hats. Ellos son muy amigos, y Eze le propuso a Lucas grabar una batería sobre la programación que la producción ya tenía, la idea de la batería finalmente fue fallida pero Lucas grabó esos Hi Hats reales y tocados que arriba de esa programación súper digital aportan algo muy peculiar.

En ustedes es siempre importante la parte visual y nuevamente la resolvieron perfecto con Elefante Diamante. ¿Todo el concepto del clip lo manejó él? ¿Hay alguna parte en la que ustedes decidan sobre estas cuestiones visuales?

Al concepto del clip en principio lo manejamos un poco entre ambas partes. Nosotros teníamos una idea bastante formada de lo que queríamos mostrar, y también teníamos bastante claro que queríamos hacer este video con Iván (Elefante Diamante) porque nos conocemos hace mucho tiempo, hicimos muchos trabajos en conjunto, y nos gusta como nos trata visualmente.
Sabíamos que queríamos mucha piel en el video, y nosotros en un plan bastante íntimo, así que fue sumamente importante contar con Ivan, que es un ojo y un corazón de suma confianza y sensibilidad.

Por Santiago Ramos

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top