.
.
Entrevistas

«Somos los pocos hígados sanos que quedamos»

“Las fuerzas morales son plásticas, proteiformes, como las costumbres y las instituciones”, explica José Ingenieros en Las Fuerzas Morales. Para resumir este concepto, el poeta Tom Lupo citó a Ingenieros: «la inmoralidad de mis contemporáneos será la moralidad del futuro». Es decir, las miradas sobre lo que está bien y lo que está mal en una sociedad son relativas a una época, si la doxa de 1936 hubiese aceptado la homosexualidad, Federico García Lorca no hubiera sido asesinado. Por estas cuestiones es que en Cargar la Suerte (2018) Andrés Calamaro se encarga de desechar la moral para juzgar nuestros actos y vuelve a ofrecer su canto a la libertad: «Cuando ladra la moral en modal inquisición me corresponde cantar a la libertad», manifiesta en la canción My Mafia.

Cuando el pensador Enrique Symns dio unas conferencias llamadas La Repugnancia del Periodismo Jurisprudente, lo que hizo fue ubicar en este rubro a casi todos los medios convencionales: «Llamar policial a una sección es estar a favor de la propiedad privada», reflexionaba. «Hacer una nota a un psiquiatra y no al que consume es decir que la drogadicción es una enfermedad», soslayaba Symns. Estas razones hicieron que años antes editara Cerdos y Peces, la revista donde tuvieron voz los marginales, los asesinos, los delincuentes, los consumidores de drogas, las personas que viven en la calle, las que ejercen la prostitución y «las personas que no ejercen la dictadura de la heterosexualidad». Esta cosmovisión puede ubicarse dentro del periodismo gonzo y My Mafia también va en esa dirección: «En el día del amigo pueden contar conmigo para sentarme en la mesa de los bandidos», reza la estrofa final, mientras se ve a Andrés arrodillarse en el cementerio de San Fernando ante la tumba de Víctor Manuel Vital, asesinado por la policía a los 19 años, el 6 de febrero de 1999. Víctor es conocido como el Santo de los Pibes Chorros porque, siendo hijo de un custodio, asaltó camiones de lácteos y regaló la mercadería a la gente para convertirse en el Robin Hood de la villa.

+ Gamba: Calamaro propone desechar la moral en los debates

Cuándo diste la rueda de prensa de presentación del disco te preguntamos por My Mafia y su relación con la amoralidad, Symns y Luis Ortega. Luego de eso diste a conocer la revista Nervio Digital, ¿qué buscaste con su publicación y qué encontraste?

La moral es una dictadura abstracta. Nervio es Rodolfo Palacios que me pone en marcha para que escriba, pero depende de Rodolfo, que también escribe mano a mano con Luis (Ortega) para el cine.

El planteo también traza un paralelismo con la película El Ángel, de Luis Ortega, quien dirige el video de Tránsito Lento, grabado en la Cárcel de Caseros, con actuaciones de personas que viven en la calle. Asimismo, en la era de agresiones vía redes sociales lo más punk tal vez sea la tolerancia «respetamos al que sabe respetar naturalmente y toleramos al que piensa diferente», es la frase que patenta la canción Rimas. “Espero que podamos evitar un retroceso alevoso, medieval; que no instalen hogueras humanas en las plazas”, advierte Calamaro en la entrevista.

Todos estos temas que van por el paralelo del sentido común se abordan en Cargar la Suerte, su último disco, que se grabó en California durante cuatro días, con músicos de la crema de Los Ángeles. Antes de esta grabación el músico organizó tertulias en su casa y en otros sitios con diferentes generaciones de artistas. Allí intercambió opiniones con Rodolfo Palacios, Santiago Motorizado, Fabián Casas, Juan Ingaramo, Jorge Drexler  y llegó a tomar contacto con Simón Poxyrán, a quien le ofreció sus equipos para grabar.

En Córdoba se presentará oficialmente el próximo sábado 19 de octubre en el Orfeo Superdomo, único show rockero del 2019 en ese lugar. Llega a la ciudad como el argentino con más nominaciones a los Latin Grammy (cuatro), ceremonia que compartirá con grandes de nuestra música: David Lebón, Juan Ingaramo, Babasónicos, Paulo Londra, Marilina Bertoldi, Bándalos Chinos, ANIMAL y Carajo. «David es mi héroe, uno de los motivos por los que abracé la música. Los Babasónicos son mis amigos y me gustan mucho, son los que marcan el terreno. El recital que dieron este año -en el Hipódromo de Palermo- es cumbre, un despliegue de talento conceptual en la puesta en escena, inédito. Están en su propio escalón pero más arriba», manifiesta el músico. A su vez, este show se da en plena segunda etapa de la gira -la primera etapa se hizo en España- , que ya pasó por países del sur de Sudámerica (Bolivia, Paraguay, Chile) y tuvo su primeras paradas argentinas (Mar del Plata y Tucumán); en medio de una grabación del documental para Bios Nat Geo y con una banda consolidada: Martín Bruhn (batería), Julián Kanevsky (guitarra), Mariano Domínguez (bajo) y Germán Wiedemer (teclados). Antes de la cita, el Salmón nos volvió a dar el sí y no le esquivó el bulto a ninguna pregunta.

+ Gamba: Calamaro rinde tributo a los marginales

Entre esta gira y la anterior hubo algunos cambios en la banda: se fue Baltasar Comotto, ingresó Martín Bruhn por Sergio Verdinelli y vos tocás más los teclados. ¿A qué se deben estos cambios? ¿Qué particularidad sonora tiene esta banda?

En medio hicimos la gira Licencia Para Cantar, con Martín Bruhn. Este año nos armamos para ensayar en Madrid. Es un cuarteto ampliado a quinteto, con una sola guitarra. Volver al piano eléctrico fue un accidente oportuno, pregunté a mis amigos en Madrid por algún instrumento interesante disponible y estaba este piano. Casi el mismo modelo que usaba hace 40 años y en los primeros años de recitales con Los Abuelos. En esta gira todos nos conocemos de otras giras anteriores. Ya viajamos juntos. Somos los mismos.

Es un disco que tiene muchos clips. Sin embargo no hubo tanta rotación radiofónica de las canciones. Particularmente me gustan los videos de Tránsito Lento y My Mafia, en este último rendís un tributo a Víctor Manuel Vital, el Santo de los Pibes Choros. ¿Cómo llegaste a esa historia?

Aquella rotación ya no existe, nosotros intentamos presentar el disco entero pero no hay suficiente interés en un álbum. Nadie se molesta en presentar canciones nuevas; ni la empresa, ni las radios libres (…). La cuestión marginal forma parte de la realidad, aunque vivamos acolchados mirando el teléfono. Tenemos los mismos enemigos, a veces ni cuenta nos damos.

Vivimos en un contexto social muy complicado, hostil y susceptible. Desde tu opinión personal y teniendo en cuenta que muchas veces estuviste en la vereda del frente del sentido común, ¿cuál creés que tiene que ser el rol de la contracultura frente a este momento histórico?

La resistencia. Lo único que podemos hacer es resistir, como hicimos siempre. Nuestra generación es la de Malvinas, Tablada, desaparecidos, el SIDA y el hedonismo de cocaína; somos los pocos hígados que quedamos. Espero que podamos evitar un retroceso alevoso, medieval; que no instalen hogueras humanas en las plazas.

Hace unas semanas Zambayonny tenía programado un show en Córdoba que se terminó dando de baja y pasando a otro lugar porque un grupo de personas consideró que no debía tener espacio un músico que alguna vez cantó «La Incogible». Retomando la idea de «cultura amoral». ¿Qué pensás de este hecho?, ¿se podría decir que «ladró la moral en modo inquisidor”?

Falta apenas un instante para que se quemen libros y se quiten los cuadros de las paredes de los museos. En esta debacle pueden exterminar a la figura del “artista”, es un escenario de fin del mundo. Es un guión imperialista.

Vale recordar que Calamaro es un músico que reúne las más variadas influencias: desde Bob Dylan y Miguel Abuelo hasta Luis Alberto Spinetta y Michel Houellebecq, sólo por nombrar algunos. Sea desde lo musical o lo ideológico, el músico absorbe de cada uno elementos que, más tarde y filtrados según su propia óptica, podrán hacer pensar a quien quiera escucharlo.

Robert Plant dijo en una ocasión que Bob Dylan fue quien lo despertó musicalmente cuando era un niño. Dylan ha influenciado tanto a partir de sus letras, de su sonido, de su actitud como también de su pensamiento. Vos sos un artista que estuvo de gira con él y que le ha rendido culto, ¿qué encontraste en su obra?

No soy un especialista en la obra de Bob Dylan. Entiendo la importancia de Dylan en la música popular y en la cultura contemporánea, pero no escucho esa clase de discos en mi casa. Prefiero guitarras y trompetas. Es el gran artista relacionado al rock y al folk; fuera del blues, el jazz y el boxeo, es el gran artista americano. Tiene obra grande, es tan influyente en el rock como Chuck Berry… Pero algo trasciende la obra y es el propio Bob Dylan. Tampoco podemos hablar en nombre de la posteridad, que sólo le importa a la posteridad.

Como houllebecquiano, ¿qué te pareció Serotonina?

Me encontré muy identificado con esta novela, tiene tantas coincidencias con mi vida propia que me sobresaltó un poco. Lo leí en un viaje que hice este año a Guadalajara.

En diciembre se cumplen 40 años de London Calling de The Clash y 10 años del concierto de las Bandas Eternas, donde Luis Alberto te mencionó como una influencia. ¿Recordás el momento que te pegó London Calling? ¿Qué significó para vos esa cita de Luis?

Los años terminados en nueve son aniversarios de muchas cosas. El día de las Bandas Eternas estábamos en Chile para tocar en Santiago. De 1979 escuché más los discos de Rolling Stones y Bob Dylan, que publicaron grandes discos ese mismo año. London Calling no es un disco que haya escuchado demasiado. Bandas Eternas es un enigma bíblico. Semejante recital, un recuento total y en ese momento.

¿Qué recordás de tu paso por Los Abuelos de la Nada teniendo como referente a Miguel Abuelo en un ámbito de completa experimentación?

Recuerdo muchas cosas, claro. Fue un pedazo de vida muy bonito para mí, que era un aspirante a músico y me encontré tocando con semejantes compañeros y amigos.

Palabras que resuenan en su boca son “Compañeros y amigos”, el rol que le otorga Andrés a lo fraterno es fundamental en su obra y en su forma de vivir. De hecho, ha entablado relación con gente muy diversa y en los últimos años ha participado en un sinnúmero de colaboraciones (Mala Fama, Los Palmeras, etc.) y se ha expresado a favor de sus amigos en cuanta oportunidad tuvo.

Alguna vez dijiste que si el Indio te lo pidiera, dejarías de tocar en vivo para tocar los teclados en su banda. ¿Hay algún artista que ahora te genere esas ganas?

Sí, claro… ser un side tocando un instrumento -y aportando en voces- es un gran plan. Podría aportar otras cosas con otro cantante. Cantar todo un recital es complicado y mucha responsabilidad. La cárcel del canto.

Cuando estabas en la primera parte de la gira de Cargar la Suerte en España dijiste que, en tu regreso a la Argentina, visitarías al Pity Álvarez. ¿Finalmente pudiste estar con él?

No de momento, pero me mandó una nota muy cariñosa para mi cumpleaños y estamos en contacto.

Es necesario reiterar que este recital se presenta como uno de los más convocantes del año en materia de rock, ámbito en el que los festivales tomaron la posta y funcionan como eventos masivos. Nunca antes en la historia de nuestro rock hubo tantos.

Tocaste en el Cosquín Rock 2015, ¿cuál fue uno de los momentos que más recordás de tu paso por el festival de Cosquín Rock?

Después de La Falda, Cosquín Rock es el ícono de los festivales de rock en nuestro país. Tocamos una vez y resultó muy bien, terminamos con una lluvia que inundó la región. No pudimos salir de Sal Si Puedes.

En el Lolla de este año La Mona Jiménez se dio el gusto de cantar sus clásicos ante un público que no suele ir a verlo al Sargento Cabral, ¿qué pensás del intercambio de públicos y géneros que se genera en este tipo de festivales?

Me gusta esa tendencia, llevar -a los festivales juveniles- a los clásicos como Los Tigres del Norte, Raphael y Carlos. Para el público de los festivales ya soy casi un extraño, ya hay miles de personas que apenas sí me escucharon o les importa.

Por Guillermina Valiente y Santiago Ramos para GAMBA.FM##

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas vistas

To Top